domingo, 30 de noviembre de 2014

Pastrana de verdad

Herrera Casado, Antonio: “Pastrana, paso a paso”. Aache Ediciones. Guadalajara, 2009. Colección “Tierra de Guadalajara” nº 73. 144 págs. ISBN 978-84-96885-93-6. PVP 12 €.
Pues ahora va de verdad. Ha salido a la calle el libro Pastrana, paso a paso y lo firma Antonio Herrera Casado. Una garantía de calidad y saber. El libro, sin embargo, no es artículo de erudición o pensamiento. Es una guía de la villa castellana de Pastrana, uno de los lugares más interesantes y apacibles de nuestra tierra alcarreña. Cuajado de memorias históricas, resonancias renacentistas, moriscas y ducales. Pleno de monumentos y patrimonio mayor/menor, desde palacios grandiosos a templos monacales. Con un Museo que ya quisieran para sí muchos pueblos y ciudades de España: en el Museo de Pastrana se encuentra una colección extraordinaria de tapicerías flamencas del siglo XV: es la colección de tapices de la Guerra de Africa de Alfonso de Portugal. Algo que emociona y asombra cuando se ve. Y ahora enmarcado por un Museo renovado y puesto al día.

Este libro es realmente una joya porque reúne todos los elementos que hacen perfecto a un libro guía para recorrer y conocer un pueblo. Para hacer turismo. Para saber de España. Concisión y verismo; orden en la exposición; buenas, muy buenas imágenes (el que ha hecho las fotos sabe de imagen, de contrastes, de colores… y perspectivas) y añade dibujos (al parecer son también del autor) describiendo con sobriedad los mejores edificios, casas típicas, colegios, palacios, fuentes y rincones de la villa.

En cualquier época del año en la que se planeen hacer salidas cortas, de una jornada, desde casa al mundo y volver, Pastrana está a la distancia justa de Madrid, Valencia y Valladolid para poder ser visitada en un día, dos a lo sumo. Y para tomar conciencia de que hay que volver. A Pastrana siempre se vuelve. Y más ahora, con este libro Pastrana, paso a paso que acaba de editar AACHE y que recomendamos vivamente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada